Desarrollar la independencia de su hijo

"Yo solo". Esta dulce frase, pronunciada varias veces al día por tu hijo, tiene una forma de irritarte. Bienvenido a una fase de autonomía, en la que tu pequeño rechaza tu ayuda. Ten paciencia, porque es una etapa importante en el camino hacia la independencia. Descubre todos nuestros consejos para ayudar a tu hijo a navegar hacia la independencia y la libertad.

¿Qué es la autonomía en los niños?

La autonomía permite a los niños pequeños satisfacer sus propias necesidades, de modo que puedan prosperar y sentirse seguros de sus propias capacidades. La independencia también ayuda a desarrollar la autoestima, una habilidad muy útil en todas las etapas de la vida. Algunos padres temen esta fase, que ven como una etapa en la que su hijo ya no les necesita. Al contrario, no se preocupe. Tu hijo siempre te necesitará... incluso cuando haya adquirido todas las habilidades necesarias para tomar las decisiones correctas, ahora y en el futuro. 

¿A qué edad desarrolla su autonomía un bebé?

Al nacer, tu recién nacido depende totalmente de ti para sobrevivir. Luego, con el paso del tiempo, aprende a expresarse, a agarrar objetos, a andar a cuatro patas, a dos patas... y finalmente a volar solo. Hasta que llegue ese día, os corresponde a vosotros, los padres, mostrarle el camino hacia la independencia. 

En general, los niños empiezan a pedir hacer cosas solos a los 18 meses; obviamente, esta cifra es una indicación, no una norma. A partir de esta edad, algunos bebés empiezan a mostrar el deseo de arreglárselas sin sus padres. En su vida cotidiana, quieren ser capaces de "hacerlo todo solos". 

Alrededor de los 18 meses, tu bebé pide más autonomía: no es nada fácil, porque está tanteando el terreno. Sus intentos a veces tienen éxito y a veces fracasan. De vez en cuando, ciertas acciones se convierten en pequeños errores que cuesta tiempo corregir. 

Os toca a vosotros, padres, tener una buena dosis de paciencia para seguir a vuestro pequeño aventurero en sus deseos, pero también ante sus famosas crisis de "¡No, yo solo! El famoso "terrible dos" nunca está lejos cuando se trata de adquirir independencia... Así que la clave será ayudarle, sin hacer las cosas por él.

Además, disponer de cierta autonomía básica ayudará a tu hijo a afrontar mejor su llegada al colegio cuando tenga 3 años. En otro artículo, te damos consejos sobre cómo preparar a tus hijos para el inicio del nuevo curso escolar .

En cualquier caso, es esencial estimular las necesidades de tu hijo y dejarle "hacer"... aunque suspenda o llegue tarde a la guardería o al colegio.

8 ideas para desarrollar la autonomía de su hijo

Así que, en términos prácticos, ¿cómo puedes apoyar este proceso de aprendizaje hacia la independencia? Sigue nuestras ideas:

1. Crear un espacio adecuado

Cree un rincón especial en su casa para su hijo. Crea un rincón en tu salón y adapta la habitación a las necesidades y tamaño de tu hijo con diversos elementos: una cama infantil de fácil acceso y segura, una silla pequeña, una mesa y un taburete donde tu hijo pueda jugar, dibujar y explorar tranquilamente. Tener una habitación a su altura le resultará más fácil. 

2. Fomentar el juego libre

Deje que su hijo decida qué hacer. Es fascinante observar su pequeño mundo y su entorno durante este proceso. ¿Qué elegirán y cómo lo harán? El juego libre estimula la creatividad y la toma de decisiones y fomenta la independencia. Por tu parte, conocerás sus preferencias y observarás sus pequeñas acciones. ¡FA-SCI-NANT decimos nosotros!

3. Sé paciente y déjate llevar

Cuando tu hijo aprenda o quiera hacer cosas por sí mismo, ofrécele palabras de ánimo. Cuando vuelque el cubilete de los lápices por octava vez en el día y se niegue a que le ayudes a ponerlo todo en su sitio, respira y déjale ir. Estos pasos forman parte de su proceso de aprendizaje. ¿Nuestro consejo para mantener la calma? Cuando Junior quiera vestirse solo, o ponerse los zapatos cuando tengas prisa, dale un paso para completar, como ponerse una manga o abrocharse un solo cierre de velcro... y luego ayúdale con el resto, explicándole que puede hacer más cosas al día siguiente. 

4. Implicarles en las tareas diarias 

Dependiendo de su edad, invita a tus hijos a participar en actividades sencillas como : 

  • Vierta los ingredientes en un bol, 
  • Cocinando contigo, 
  • Poner la mesa,
  • Guardar los juguetes, 
  • Limpie o barra los derrames, 
  • Jardinería, 
  • Lava las ventanas, 
  • Haz algunas tareas domésticas... 

Por eso, nuestro pequeño taburete HIRO encajará en tu cocina y ayudará a tu hijo a estar a la altura adecuada. Estos momentos refuerzan el sentimiento de pertenencia y de importancia. Le da a su hijo la sensación de ser "capaz". 

5. Diga sí y sorpréndase

Cuando uno es padre, dice "no" muchas veces. A veces se convierte en un acto reflejo, y olvidamos que nuestros hijos crecen deprisa. En nuestras vidas apresuradas, los minutos también se cuentan. Tememos perder el tiempo. Dejar que tu hijo haga una tarea completa -y frustrarse por no poder hacerla- puede ser muy difícil para los adultos. Así que déjese llevar y pulse el botón de pausa en estas situaciones. Deja que tu hijo, que crece rápido, te sorprenda.

6. Respetar su ritmo

Cada niño se desarrolla a su propio ritmo. Déles tiempo para explorar y aprender a su ritmo, cometiendo errores. No hay por qué comparar, preocuparse ni meterles prisa... ¡La búsqueda de lo básico es única para cada individuo! Tu hijo necesita sentir tu apoyo y atención. 

7. Su papel: dar ejemplo

Muéstrele el camino a su hijo. ¿Crees que tu hijo es demasiado pequeño? Nunca se sabe, vuelve a leer el punto 5. Tu hijo te observa en la vida cotidiana y tú eres su modelo a seguir. Ponerse la ropa, ordenar, colgar el abrigo, poner los platos en la mesa, llevar un plato a la mesa, recoger, limpiar, fregar, utilizar la sillita y el taburete... Todos estos gestos cotidianos, que a ti te pueden parecer triviales, a un niño pequeño le fascinan. A los niños les encanta imitar a los adultos y seguirán tu ejemplo. Enséñales de antemano cómo hacerlo, ¡y ya está!

8. Celebrar los pequeños pasos y los grandes éxitos

Cuando su hijo consiga hacer algo por sí solo, conviértalo en un motivo de alegría. Aplausos, vítores, ánimos... Es la ocasión de saludar sus esfuerzos. Siéntete orgulloso de tu hijo y dale ánimos. A veces Junior tiene ganas de rendirse y tus aplausos son una gran iniciativa. No dudes en hablar con él para animarle. Aprenderá poco a poco.

Nuestra misión diaria es apoyar su vida familiar y el desarrollo de sus hijos hacia la independencia. Nuestra última innovación, la pequeña silla y taburete de madera HIRO, encarna nuestro compromiso de apoyar el desarrollo y crecimiento de sus hijos... ¡sin olvidar el diseño de su hogar! 

Nuestra nueva silla y taburete HIRO son mucho más que muebles infantiles. Se han diseñado con una profunda visión en mente: fomentar el aprendizaje de la autonomía y acompañarle el mayor tiempo posible. 

El hecho de que estén fabricados con restos de madera de nuestra tumbona LEVO es una prueba más de nuestro compromiso con el desarrollo sostenible. 

Están diseñados para niños a partir de 18 meses. Deslízalos en el salón, alrededor de la mesa de centro o en la cocina para ayudar a los más pequeños a alcanzar los armarios. El taburete también se puede utilizar como elevador en el baño para abrir el grifo, lavarse las manos, cepillarse los dientes... Adelante con el aprendizaje y el crecimiento.

En Charlie Crane, nos comprometemos a crear experiencias inolvidables para su familia. Con nuestra pequeña silla y taburete de madera, esperamos ofrecer no sólo muebles infantiles de diseño, sino también herramientas para cultivar la independencia, la confianza y los recuerdos para toda la vida de su hijo. 

También te puede gustar :