¿A qué edad empieza un bebé a dormir toda la noche? 

Esta es la pregunta que estabas esperando... Nuestro principal consejo es que seas realista con tus expectativas. A partir de los 3-4 meses, algunos bebés duermen 5 horas seguidas. Es una media muy buena. Antes de los 8 meses, es raro que un bebé duerma 12 horas completas. A continuación te explicamos con más detalle las distintas etapas del sueño infantil.

Fases del sueño en los lactantes

En tu vientre, tu bebé estaba calentito. Todas sus necesidades se satisfacían automáticamente. Cuando nace, descubre un mundo nuevo. Descubre el frío, el hambre, el dolor, el cansancio... Se despierta varias veces por la noche, sobre todo para comer. El hambre no es la única razón para despertarse por la noche. Los bebés aún no conocen la diferencia entre el día y la noche: es el ritmo circadiano

Los recién nacidos necesitan muchas horas de sueño, entre 16 y 20 horas al día. De 0 a 2 meses, los bebés necesitan entre 16 y 20 horas de sueño por día de 24 horas, repartidas entre el día y la noche. Su ciclo de sueño dura entre 50 minutos y una hora, con una fase de inquietud más larga y una fase de calma más corta. Durante las fases de sueño agitado, puedes pensar que el bebé ha terminado de dormir. Se quejará, gruñirá y se moverá... pero seguirá dormido. Un consejo: no te precipites hacia tu hijo si crees que está despierto. Primero, comprueba si sigue dormido. En resumen, evita despertar a un bebé dormido (aunque le eches mucho de menos).

Algunos bebés pasan por un ciclo tras otro, mientras que otros tienen más dificultades. A la hora de dormir, ocurre lo mismo. Tu bebé quiere que le cojas en brazos o estar contigo... y es normal. Lo ideal es alternar el sueño en brazos de tu bebé (si lo necesita) durante las siestas, con el sueño en su propia cama en un entorno adecuado. Este sistema es especialmente beneficioso para que aprenda a distinguir entre el día y la noche.

¿Tienes dudas? La buena noticia es que cuando un bebé es muy pequeño, no le damos malos hábitos. Como diría Maëlys Le Levreur, respondemos a sus necesidades. A partir de los 4-6 meses, es aconsejable dejar que tu hijo aprenda a dormirse solo (¡es más fácil decirlo que hacerlo, lo sabemos!). 

Ahora es el momento de pedir consejo, y si realmente tienes problemas, piensa en un asesor del sueño. 

El sueño del bebé a partir de los 3 meses

En general, tu hijo empieza a dormir toda la noche hacia los 3-4 meses. Es decir, de 5 a 6 horas seguidas de sueño. Esto es una advertencia para los padres preocupados por su hijo. Esta cifra es una media, no una norma. 

Señales a las que debe prestar atención al acostar a su bebé

Para dormir bien, observa a tu bebé. Aprende a detectar los signos reveladores del cansancio: 

  • El bebé bosteza, 
  • Se frota los ojos, 
  • Tiene una mirada perdida o vaga,
  • El bebé se chupa el pulgar o los dedos y se toca la cara, 
  • El bebé llora, está tranquilo o malhumorado...

En cuanto observes alguno de estos signos, acuesta a tu hijo en los 15 minutos siguientes. No esperes a que ya esté dormido para acostarlo.

La importancia del ritual nocturno para los bebés

Por la noche, establece un ritual que sea casi siempre el mismo. No tiene sentido probar técnicas diferentes cada noche, ya que el bebé necesita constancia... Esta pequeña rutina será una señal de que ha llegado el momento de relajarse. Esta rutina tranquilizadora debe introducirse a partir de las 6 u 8 semanas. Tu bebé aprenderá poco a poco a reconocer las señales nocturnas gracias al entorno que crearás. 

Cuando llega la hora de irse al país de los sueños: 

  • Acueste a su hijo siempre a la misma hora, entre las 18.30 y las 20.00 horas.
  • Acuesta a tu hijo en el mismo sitio, su habitación o la que compartís. 
  • Reduzca el ruido en su hogar. 
  • Baja las luces de la habitación: corre las cortinas o las persianas si todavía hay luz para que el bebé se vaya ambientando. 
  • Enciende una llama piloto.
  • Pon al bebé en su saco de dormir. 
  • Cántale una nana o léele un cuento. 
  • Después de abrazarlo, coloca a tu bebé en su cuna
  • Aléjate gradualmente, sin hacer crujir el suelo...
  • Cierra la puerta suavemente... ¡y reza al dios del sueño!

Otros consejos para dormir bien

El sueño nocturno también se prepara durante el día con siestas: 

  • Respeta la necesidad del bebé de dormir siestas durante el día. Lo ideal es que tu bebé duerma al menos una vez al día en su cuna o moisés.
  • No te saltes ninguna siesta ni retrases la hora de acostarlo. Tu bebé no cambiará de postura porque le acuestes más tarde. Estará aún más gruñón... ¡y tú también!

Le deseamos lo mejor para un sueño pleno y reparador. 

El equipo de Charlie Crane

También te puede gustar :