1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
Móvil
Medio
Gran
Mínimo alto
Menú
Cerrar
Seguir comprando
Su cesta
Su cesta está vacía

Quiénes somos

En 2022, el editor de muebles de diseño Charlie Crane celebró su décimo aniversario. Una década que ha visto crecer a esta marca francesa, ahora un actor clave en el mercado internacional de la puericultura.

La génesis

Como su nombre indica, la marca es 100% francesa, con un equipo basado principalmente en París. Pero desde el principio, Charlie Crane ha tenido un enorme éxito internacional. Desde su icónica hamaca LEVO, que puso a la marca en el mapa, Charlie Crane ha desarrollado una amplia colección de mobiliario y accesorios para niños de 0 a 6 años: cunas, cambiadores, tronas, moisés, moisèss...

Vendido en más de 20 países

Los productos de Charlie Crane se venden en más de 20 países, principalmente en Europa, pero también en Estados Unidos, Australia, Canadá, Japón, Taiwán, etc.

El gusto y la sutileza del diseño francés

Con más de 300 puntos de venta en todo el mundo y habiendo superado los 300.000 seguidores en Instagram (¡de los cuales solo el 30% son franceses!), Charlie Crane es una marca de alcance internacional, cuya ambición es llevar el gusto y la sutileza del diseño francés por todas partes.

Nuestra misión

Por una vez en el sector infantil, el fundador de la marca es un hombre. Más concretamente, ¡un padre de 3 hijos! Como habrá adivinado, fue la experiencia de Thomas Lépine al convertirse en padre y ver aparecer en su piso una plétora de objetos chillones lo que le dio la idea de lanzar Charlie Crane.

"En los interiores de hoy en día, los límites entre las habitaciones son cada vez más difusos. El objetivo de Charlie Crane es diseñar muebles para los más pequeños que se integren perfectamente en la decoración general de la casa o el piso.

La hamaca del bebé se integra perfectamente en la decoración del salón, la trona hace juego con la mesa del comedor y la minicuna se convierte en una obra de arte... ¡o casi! Pero Charlie Crane no es sólo una marca estética. La marca diseña muebles innovadores que responden a los nuevos usos y problemas a los que se enfrentan los padres jóvenes. Por ejemplo, la cama KIMI no tiene barrotes, para evitar que el niño se haga daño atrapándose el brazo o la pierna, y también para que el bebé no pueda trepar por la cama él solo. Padres, ¡a dormir tranquilos!

Imaginar nuevos muebles que sean bonitos pero sobre todo prácticos, es decir, que realmente faciliten la vida cotidiana.

Además de tener en cuenta las nuevas necesidades de las familias, Charlie Crane trabaja codo con codo con otros actores de su sector, en particular forjando alianzas con marcas textiles que aprecia, como Lucas du Tertre, Garbo & Friends, Modetrotter, Louise Misha y Jacadi.

El planteamiento de Charlie Crane consiste en crear productos sostenibles utilizando materiales nobles lo más respetuosos posible con el medio ambiente, especialmente la madera.

La marca también trabaja para reducir al máximo su huella de carbono. Los productos se diseñan lo más "planos" posible para reducir el volumen que hay que transportar; el uso de plástico se reduce al mínimo estricto y las fábricas están, en la medida de lo posible, lo más cerca del centro logístico, situado cerca de Lyon.

¡Un gran equipo!

Desde su creación

El equipo de Charlie Crane no ha dejado de crecer. Thomas Lépine, que al principio trabajaba solo, pronto se unió a Gaspard Tiné-Bérès, diseñador de la marca, y a Lucille Dubos, jefa de ventas.

Hoy

El equipo tiene 12 empleados, y no todos viven en París. Charlie Crane lleva teletrabajando desde mucho antes de la pandemia de Covid; algunos viven en Orleans, Bruselas, Niza... ¡e incluso Barcelona! Una marca internacional, decíamos.